La Historia del Obradoiro CAB va ligada a su afición. Sin ella no se podría entender el obradoirismo.

Desde la campaña de captación de accionistas hasta la presentación en sociedad del equipo, pasando por las diferentes iniciativas y los desplazamientos por España, sin olvidar, por supuesto, el fantástico apoyo que el público brinda su equipo cada 15 días en el Fontes do Sar. El Miudiño, cantado a capella por los aficionados antes de cada encuentro, se ha convertido en un sello de identidad del equipo e incluso de la propia Liga Endesa.

En la temporada 2012-13, la afición fue galardonada con el Premio a la “Mejor Afición Bifrutas” un premio en el que un comité y los propios seguidores votaban a la que entendían que era la afición más original, que más apoyaba a su equipo y que mayor colorido daba a las gradas. Tanto en primera como en segunda ronda la hinchada gallega finalizó en primera posición.

Y es que son muchos los momentos en que los seguidores obradoiristas han demostrado su grandeza a lo largo de los últimos años. El apoyo masivo que tuvo el equipo en LEB, es la primera prueba. Durante la temporada 2011-12, en los momentos más delicados del curso, la afición no sólo no dio la espalda al equipo sino que, en un acto de fe, contribuyó a llevar al Obra en volandas hasta lograr la primera permanencia en la ACB de su historia.

Ese mismo verano, hubo un sinfín de iniciativas promovidas por diversos colectivos de la afición para recaudar fondos de cara a la conversión en SAD, un objetivo que una vez cumplido permitió al Obradoiro seguir compitiendo en la élite. La histórica temporada 2012-13, que acabó con el equipo santiagués en Playoffs, acrecentó más la imagen de la afición gallega bajo el lema de “Miudiño Connection”, un fiel reflejo a la comunión entre equipo y afición que encandiló a toda España. Sar se convirtió en una de las canchas más calientes de la Liga, y no hubo pabellón en toda la competición en la que no ondease una bufanda del Obradoiro.

No sólo dentro de las pistas es conocida la hinchada santiaguesa. Sus múltiples iniciativas han llamado la atención del mundo del baloncesto hasta tal punto que, el año pasado, uno de los capítulos de la serie “Basket Lover” tuvo como epicentro Santiago, y como motivo el “Canhadoiro”, cita ineludible para los aficionados – y jugadores y cuerpo técnico – todos los jueves antes de un partido en casa. Allí los seguidores tienen la oportunidad de conversar y tertuliar sobre la actualidad del equipo, así como de conocer e intimar con los jugadores que cada semana asisten al evento. Todas estas iniciativas hacen al Rio Natura Monbus Obradoiro un club especial donde equipo y afición son todo uno.

ARRIBA