El Monbus Obradoiro no puede con el Hereda San Pablo Burgos (63-78)

El Hereda San Pablo Burgos tomó el Fontes do Sar y sometió al Monbus Obradoiro con un excelso Alex Renfroe.

El combinado burgalés tomó pronto las riendas del partido e impuso su ritmo, muy físico en defensa y con acierto en ataque, para tumbar a la escuadra santiaguesa.

Dos partes muy diferenciadas

Al Monbus Obradoiro no le terminaron de salir las cosas en toda la tarde, especialmente en la parcela ofensiva, pero el encuentro tuvo dos partes bien diferenciadas. En la primera, los locales encontraron ciertas situaciones ventajosas, especialmente en los tres primeros minutos (10-2 de salida), y con aciertos desde el triple de Pozas y Beliauskas, con Enoch colgándose del cielo para tratar de intimidar a los atacantes de Burgos. El pívot de Monbus Obradoiro puso dos tapones ilegales antes de posterizar a Kravic.

En la segunda parte, sin embargo, al equipo gallego le costó mucho superar el entramado defensivo planteado por Peñarroya. Encontró oxígeno el Monbus Obradoiro en triples aislados y sumó al final del partido gracias a la entrega y la vitalidad de Enoch, pero no pudo imponer su ritmo ni hacer circular el balón como en jornadas anteriores.

La pérdidas lastran al Monbus Obradoiro

El cuadro gallego no pudo encontrar su ritmo porque incurrió en numerosas pérdidas, 20 durante todo el encuentro, que generaron inseguridad y restaron fluidez a los ataques obradoiristas. Con Burgos envalentonado, dudaron los locales y no pudieron generar ventajas para el juego interior ni posiciones liberadas para los francotiradores.

Además, los burgaleses castigaron las pérdidas obradoiristas anotando en transición o martilleando el aro con triples liberados, aprovechando  los desajustes de una defensa que trataba de recuperar posiciones.

Sin conexiones interiores, los bases lanzan al San Pablo Burgos

El Monbus Obradoiro defendió bien en líneas generales (dejó en 78 puntos a un equipo que promedia 90) y anuló las conexiones de los hombres exteriores con sus referentes en la pintura. De los pívots visitantes sobresalió Kravic (14 puntos), brillante en la lucha bajo los tableros. Muchas de las canastas conseguidas por los hombres de Peñarroya llegaron a partir de las segundas oportunidades.

Sin compañeros a los que asistir, McFadden y Renfroe asumieron el rol de anotadores (45 puntos entre ambos). Castigaron al Monbus Obradoiro desde el triple, pero también cerca del aro. Con el pick & roll sacaron grandes ventajas y el Burgos cimentó buena parte de su victoria en las acciones en la pintura (48 puntos).

Renfroe desangra al Monbus Obradoiro

El MVP de la noche fue Alex Renfroe. El base, que no fue de la partida, se marchó de Santiago con 31 puntos en su casillero y 34 de valoración. Anotó todos los triples que intentó (4 de 4) y sumó mucho desde la pintura (8 de 13 en tiros de dos). 

Sus acciones impidieron cualquier atisbo de remontada del Monbus Obradoiro, que encontró en Pepe Pozas a su mejor jugador (17 de valoración), y en el que Enoch y Cohen siguen creciendo por dentro, con Birutis recuperándose de su esguince de tobillo, y con Mike Daum todavía lesionado. 

Los santiagueses no encontraron la fórmula para frenar al San Pablo Burgos, y no pudieron sumar la sexta victoria de la temporada.

 

Íñigo Caínzos – Obradoiro CAB

 

FICHA TÉCNICA

Monbus Obradoiro 63:  Pozas (12), Beliauskas (3), Czerapowicz (0), Cohen (14), Enoch (11) – quinteto inicial – Martín Fernández (0), Muñoz (3), Oliver (0), Birutis (7), Rafa García (4), Robertson (6) y Suárez (3).

Hereda San Pablo Burgos 78:  Cook (5), McFadden (14), Salvó (3), Rivero (8), Kravic (14) – quinteto inicial – Queeley (-), Benite (-), Barrera (3), Sakho(0), Rabaseda (0), Horton (0) y Renfroe (31)

Árbitros: Juan Carlos García, Raúl Zamorano y Rubén Sánchez.

Parciales: 15-20, 20-22, 13-18 y 15-18.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 12 de la Liga Endesa, disputado en el Multiusos Fontes do Sar, a puerta cerrada.

ARRIBA