El Monbus Obradoiro da la cara ante el Real Madrid (78-68)

El Monbus Obradoiro disputó su segundo partido de la semana en la pista del Real Madrid.

Los de Moncho Fernández se dejaron la piel en la pista para superar las dificultades defensivas y frenar uno de los mejores ataques de la Liga, pero la calidad individual de Rudy y Llull en el último cuarto hicieron que la victoria se quedase en Madrid (78-68). 

Objetivo: ser competitivos

Los obradoiristas tenían claro que las opciones de victoria pasaban por ser competitivos durante todo el partido y llegar al último tramo con opciones de llevarse la victoria.

Y lo hizo durante muchísimos minutos, trabajando muy duro ante un rival de muchísimo nivel en todos los aspectos del juego, tanto defensivos como ofensivos, hasta que la calidad de sus jugadores exteriores en el último cuarto dinamitó el buen hacer de los gallegos.

Falta de acierto y pérdidas

Los compostelanos comenzaron el partido sin encontrar el acierto desde 6,75 necesario para poder igualar el marcador. Anotó Hobbs el único triple en estos primeros diez minutos y la batalla en la pintura se la llevaban los madridistas (2 puntos en la pintura frente a los 12 del Real Madrid).

Las cinco pérdidas de balón en el primer cuarto penalizaban al Monbus Obradoiro, que veían como su rival los convertía en puntos en contraataque.

Aún así, el cuarto finalizó con un 20-13 en el electrónico.

Poirier y pequeña escapada

Los pívots del Real Madrid no dieron respiro a los obradoiristas y fue Poirier, mucho más inspirado en ataque que Tavares, el que marcó la diferencia anotando once puntos en el segundo cuarto.

Y comenzó el juego de parciales. Tras anotar Poirier dos canastas, respondieron los obradoiristas con un parcial de 0-7 (24-22, min. 14).  Y se lo devolvieron los madridistas con un 12-3 precisamente con una canasta de Poirier, ampliando la diferencia por encima de los diez puntos (36-25). Los obradoiristas llegaron con vida al descanso tras un triple de Hobbs y una canasta de Scrubb (36-30).

Tercer cuarto obradoirista

Y en el tercer cuarto fue cuando consiguió el Monbus Obradoiro ponerse por delante en el electrónico por primera vez en todo el partido (45-46). Fue tras una canasta de Zurbriggen, que culminaba un parcial de 0-11 de los gallegos.

Aumentaron todavía más su nivel defensivo los obradoiristas, haciendo mucho daño al Real Madrid, que veía como sus ataques se complicaban.

Y cuando parecía que los obradoiristas finalizarían el cuarto por delante, llegó Llull con una de sus mandarinas sobre la bocina, para finalizar con empate a 51en el marcador.

Calidad individual madridista

De nuevo Llull fue el encargado de dar los primeros puntos de ventaja a los suyos anotando tres tiros libres tras falta. Apareció también Williams-Goss para sumar puntos a su equipo, volviendo a ponerse a once puntos de distancia, mientras que el Monbus Obradoiro estaba menos acertado en ataque en estos últimos diez minutos.

La calidad y talento individual de jugadores exteriores como Rudy, Llull o Goss marcaron la diferencia mientras que los obradoiristas no se dejaban ir y pelearon hasta el final para reducir al máximo posible la distancia en el electrónico (78-68).

 

El Monbus Obradoiro vuelve a Santiago para preparar su próximo compromiso de la Liga Endesa, el próximo sábado, a las 18:00 horas, recibiendo en la Caldeira al URBAS Fuenlabrada.

 

FICHA TÉCNICA

Real Madrid 78: Heurtel (4), Causeur (11), Hanga (2), Yabusele (9) y Tavares (5) -cinco inicial-, Williams-Goss (9), Fernández (8), Vukcevic (1), Poirier (13), Llull (12), Abalde (-) y Taylor (4).

Monbus Obradoiro 68: Hobbs (6), Robertson (11), Scrubb (11) Suárez (6) y Ellenson (20) -quinteto titular-, Okouo (8), Zurbriggen (4), Oliver (-), Beliauskas (-), Birutis (2), Muñoz (-) y Filipovity (-).

Parciales: 20-13, 16-17, 15-21 y 27-17.

Árbitros: Jordi Aliaga, Javier Torres y Carlos Merino. Sin eliminados.

Incidencias: Partido correspondiente a la tercera jornada de la Liga Endesa, disputado en el WiZink Center.

ARRIBA