El Monbus Obradoiro recupera la sonrisa ante su afición (87-82)

El Monbus Obradoiro volvió a la senda del triunfo con una victoria muy merecida, trabajadísima, en un partido realmente intenso y disputado, de muchas rachas, en la que los gallegos supieron mantener la calma para encarar el tramo final con ventaja y festejar la cuarta victoria de la temporada ante Casademont Zaragoza.

Primer cuarto impecable

La puesta en escena del equipo de Moncho Fernández fue sobresaliente. Los obradoiristas interpretaron muy bien el guion del partido, tanto en ataque como en defensa, pese al empeño de Matt Mobley de mantener a flote al equipo aragonés, con 11 puntos en los primeros minutos.

El Monbus Obradoiro fue muy coral, con mucho oficio en defensa y acierto en ataque. Thomas Scrubb estuvo muy activo en los dos lados de la cancha (8 puntos, dos triples anotados), bien acompañado por Ellenson, Robertson y Birutis, bajo la batuta de Zurbriggen en la dirección. En los primeros diez minutos los locales anotaron 32 puntos, con 72% de acierto en tiros de dos y 66% en tiros de tres. 

Un partido de rachas

El segundo cuarto el panorama cambió completamente. Los maños se entonaron en ataque (2-10 de salida) y mejoraron también sus prestaciones en defensa, dejando en nueve puntos al Monbus Obradoiro. Tras muchos minutos a rebufo, el Casademont Zaragoza consiguió llegar al descanso por delante (41-42).

A partir de ahí, ya en la reanudación, el Monbus Obradoiro consiguió recuperar la delantera en un partido de pequeñas rachas. Tan pronto el cuadro local se escapaba hasta los siete puntos, como los visitantes conseguían ponerse a tiro de empate.

Calma en la tormenta

En este contexto, el Monbus Obradoiro supo mantener la calma en los momentos de zozobra, no se amilanó en los instantes en que no salieron las cosas. Tocaba levantarse y volver a intentarlo. Más allá de un par de acciones episódicas, el cuadro local no se precipitó en ningún momento, supo jugar con el marcador y el resultado, y no cedió ante el incansable empuje de los aragoneses.

Varios protagonistas

La victoria del Monbus Obradoiro se cimentó en la labor de equipo, con varios jugadores en dobles dígitos, asumiendo el protagonismo en diferentes momentos. Así, Scrubb, imperial en el primer cuarto, mantuvo el protagonismo siempre que estuvo en cancha, para acabar con 18 puntos y 16 de valoración.

Braydon Hobbs empezó en el banquillo, pero resultó trascendental con dos triples que fueron mortales de necesidad y dos tapones que levantaron al público de sus asientos. El base fue el jugador más valorado (21 créditos), con 11 puntos y seis asistencias.

Birutis y Ellenson, con 17 puntos cada uno, formaron una pareja interior indescifrable, descosiendo el entramado defensivo de Ponsarnau. Y Robertson concluyó con 16 puntos y seis asistencias, siendo clave en la producción ofensiva del Monbus Obradoiro.

La cuarta victoria de la temporada fue muy celebrada en Sar, por jugadores y afición, antes del parón por selecciones y de la doble visita a Andorra y Valencia. El baloncesto volverá a Sar el 18 de diciembre contra el Hereda San Pablo Burgos.

 

FICHA TÉCNICA:

Monbus Obradoiro 87: Zurbriggen (3), Robertson (16), Scrubb (18), Ellenson (17), Birutis (17) – quinteto inicial – Okouo (0), Hobbs (11), Oliver (-), Huguet (-), Muñoz (0) y Filipovity (5).

Casademont Zaragoza 82: San Miguel (2), Mobley (22), Okoye (10), Radoncic (8), Hlinason (6) – quinteto inicial – Vanwijn (12), Thompson (11), Vilà (-), Waczynski (7), Font (0), Sipahi (4) y García (0).

Árbitros: Óscar Perea, Alfonso Olivares y Fabio Fernández.

Parciales: 32-19, 9-23, 27-19 Y 19-21.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 11 de la Liga Endesa, disputado en el Fontes do Sar, ante 4.037 espectadores. 

ARRIBA