Un memorable Rio Natura Monbus Obradoiro somete al campeón (90-83)

Foto: Xaime Cortizo

El Rio Natura Monbus Obradoiro hizo saltar la banca con una victoria memorable frente al Real Madrid. En otro ejercicio de supervivencia, los de Moncho Fernández, llevados en volandas por una afición soberbia, se abrazó a la épica y batió al vigente campeón de Liga y de Copa del Rey. Jugó muy bien durante toda la tarde el combinado santiagués, pero alcanzó la perfección en un tercer cuarto para el recuerdo con siete triples, llevando a Sar al delirio.

Era una tarde para el disfrute. Llegaba a Santiago el Real Madrid mientras que el Rio Natura Monbus Obradoiro integraba durante la semana a Aleks Maric y David Barlow a contrarreloj para hacer frente a la plaga de lesiones que asola a la escuadra de la capital gallega.

Y vaya si disfrutó la afición. Su equipo combatió de tú a tú contra el temible Madrid, resisitó al arranque fulgurante de los de Laso y volteó la contienda en una segunda parte magnífica, con mucho acierto en ataque y sacrificio en la retaguardia. La séptima victoria de la temporada la celebraron por todo lo alto los más de cinco mil quinientos espectadores que poblaron Sar, y también la plantilla obradoirista, tan eufórica que volvió a la cancha a saltar y vibrar con los suyos.

Incitaba el arranque del partido a pensar en una tarde larga, con los jugadores violetas especialmente inspirados. Aparentaban anotar sin esfuerzo, burlando con un movimiento eléctrico del balón el trabajo defensivo de los jugadores locales. Fue Luka Doncic el hilo conductor de los diez mejores minutos del Real Madrid, con doce puntos, acertado de tres y agresivo a la hora de atacar el aro. El base de moda del campeón liguero lanzaba a los suyos, con rentas que oscilaban entre los cinco y diez puntos.

Navegó durante el primer cuarto contracorriente el Rio Natura Monbus Obradoiro, aferrándose a dos vigas, Pustovyi y Whittington para evitar el arrastre del caudal ofensivo madridista. El americano trabajó en la pintura y corrió de dentro a fuera, castigando al Madrid desde la esquina. Por su parte, Artem volvió a firmar un arranque pletórico, imparable para Gustavo Ayón. El ucraniano probó suerte desde media distancia y también se colgó del aro. El defensor mexicano no supo descifrar el incontenible despliegue de recursos de Pustovyi (21-28).

Incrementó su dureza el Real Madrid y trató de imitar la estrategia el Rio Natura Monbus. En la pintura saltaron chispas con el duelo de nueves, Llovet y Reyes, enzarzados en cada acción y en las porfías por el rebote. El jugador catalán del Rio Natura Monbus Obradoiro fue capaz de anular la mejor virtud del veterano Reyes.

Le costó anotar durante esos compases a los locales, que vieron la luz con un triple a la desesperada de Pozas y de nuevo con Pustovyi bajo el aro. Se defendía como podía el Madrid que no encontraba soluciones en ataque para descoser el entramado defensivo planteado por Moncho Fernández.

No llegó a voltear el marcador el Rio Natura Monbus Obradoiro, pero se quedó a un suspiro y con la afición creyendo después de una preciosa acción para cerrar la primera mitad. Un Mickey McConnell que de nuevo firmó un record, dibujó una asistencia mágica para Pustovyi, que se colgó del aro sobre la bocina (37-38).

Capítulo aparte se merece el director de orquesta del Rio Natura Monbus Obradoiro. Igualó el record de Andrés Rodríguez, repartiendo doce asistencias, a los que añadió 17 puntos para llegar a 29 de valoración. Otra tarde redonda para Mickey McConnell.

El descanso coincidía con el mejor momento del Rio Natura Monbus Obradoiro. Y tras el tiempo de asueto se desató el vendaval. Diez minutos inolvidables para el obradoirismo. Diez minutos en los que los locales practicaron un juego sublime, sin errores, letal. Siete triples consecutivos anotó el cuadro santiagués. Siete aguijonazos a un Real Madrid desbordado. Siete balones de oxígeno para el Rio Natura Monbus Obradoiro. Siete inyecciones de fe para una afición que se frotaba los ojos y empezaba a borrar las letras i y m de la palabra imposible.

Tres veces Dulkys, dos Bendzius, una McConnell y otra Whittington llevaron el delirio a las gradas de Sar. Tampoco renunciaba al juego interior el Rio Natura Monbus Obradoiro, con Shayne impecable en busca y captura de segundas oportunidades, manteniendo a los gallegos por delante pese a los intentos desesperados del Madrid por impedir la fuga. Randolph, Rudy y Ayón, el hombre más destacado para los de Laso, mantenían con vida a los madridistas (68-62).

Quedaban diez minutos para soñar, para disfrutar y para creer en el Rio Natura Monbus Obradoiro, un equipo con una fe inquebrantable, trabajador y sacrificado para plantarle cara al coloso madrileño. Estaban dispuestos a hacer saltar la banca, a dar la campanada. Y el Real Madrid acabó por firmar la rendición en el Fontes do Sar.

Aún tuvo que remar el Rio Natura Monbus Obradoiro y aguantar un momento crítico, cuando a menos de dos minutos para el final el equipo de Laso (79-80). Lo que en otras veladas se hubiera traducido en nervios y dudas fue en esta ocasión un motivo más para abrazarse a la épica y desear tumbar al Real Madrid.

Bendzius – McConnell. McConnell – Bendzius. El americano y el lituano anotaron de todas las maneras posibles, imparables para el Real Madrid. Defendía como un perro de presa Dulkys, y sostenían al equipo en la pintura Pustovyi y el soldado Llovet, eufórico después de las buenas defensas obradoiristas que encarrilaron el triunfo.

A falta de 15 segundos, era cuestión de tiempo que cayese la victoria. Buena parte de la culpa la tuvo la efectividad obradoirista desde la línea de personal (21 de 23), un goteo constante de puntos que terminó por ahogar al Real Madrid.

Celebraron a rabiar jugadores y aficionados la séptima victoria de la temporada al término del encuentro. Tal es así que volvieron a salir los obradoiristas a la cancha tras haberse retirado a los vestuarios. Botaba Pustovyi al ritmo que marcaban Zona Norte y los Kilomberos, y se abrazaban a los aficionados que saltaban a la cancha los autores de la gesta. También los lesionados celebraron y disfrutaron con un triunfo para el recuerdo que también les pertenece.

Se abrazó a la épica el Rio Natura Monbus y al aliento de Sar para someter al campeón de Liga y de Copa y conseguir la séptima victoria de la temporada. Una bomba de moral antes del descanso de la próxima jornada y de la visita a la cancha del Joventut. Pero ahora es tiempo para disfrutar. Porque el Rio Natura Monbus Obradoiro lo volvió a hacer y tumbó al campeón en la Caldeira de Sar.

El sábado 8 de abril, a las 20.00 horas, el equipo volverá a jugar en Sar ante su afición para recibir al Unicaja.

 

Íñigo Caínzos – Obradoiro CAB

 

FICHA TÉCNICA:

Rio Natura Monbus Obradoiro 90: McConnell (17), Dulkys (9), Bendzius (21), Whittington (12), Pustovyi (14) – quinteto inicial – Llovet (8), Urtasun (2), Maric (0), Yusta (2), Barlow (-), Cárdenas (-) y Pozas (5).

Real Madrid Baloncesto 83: Doncic (17), Llull (17), Taylor (5), Randolph (9), Ayón (10) – quinteto inicial – Draper (2), Rudy Fernández (8), Maciulis (-), Reyes (0), Carroll (10), Hunter (5), Suárez (-).

Árbitros: Peruga, Aliaga y Pérez Niz.

Parciales: 21-28, 16-10, 31-24 y 22-21.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 25 de la Liga Endesa, disputado en el Multiusos Fontes do Sar, ante 5.760 espectadores.

ARRIBA