El Monbus Obradoiro emociona a Sar y se apunta la sexta victoria del curso ante Herbalife Gran Canaria (79-65)

Suma y sigue el Monbus Obradoiro. Los santiagueses volvieron a ganar por cuarta semana consecutiva, y emocionaron a su afición disputando un partido muy serio ante el Herbalife Gran Canaria.

Desde la defensa crecieron los santiagueses para sumar la sexta victoria de la temporada en ocho jornadas, prolongando el estado de gracia obradoirista y mejorando los registros históricos de la entidad. Nunca en la octava fecha del campeonato contaba con tantas victorias el Monbus Obradoiro como este año. El mejor registro eran cinco.

El Monbus Obradoiro se reecontró con Sar después de dos salidas consecutivas que se acabaron saldando con triunfos. Tenía ganas de recibir a sus jugadores la afición santiaguesa, ilusionada con un arranque histórico. El cartel del partido, con el Herbalife Gran Canaria como invitado, prometía emociones fuertes. Y las expectativas no defraudaron. Fue un partido intenso, vibrante y disputado en el que Moncho Fernández supo gestionar con maestría el banquillo, resolvió los tempraneros problemas de faltas de Pozas y Pustovyi y agitó a su equipo en un momento crítico, cuando los canarios mandaban por doce. El Monbus Obradoiro creció desde la defensa, firmó un remonte meritorio, aguantó las embestidas claretianas y acabó venciendo con cierta solvencia al cuadro entrenado por Luis Casimiro.

De nuevo, en un Monbus Obradoiro capaz de dejar en 65 puntos a un equipo de la talla del Herbalife, brilló el trabajo del colectivo. Nacho Llovet tuvo que bailar con los puntales canarios, que le superaron en altitud, pero no en intensidad y coraje. Navarro se enfundó el traje de salvador, pletórico después del mate ganador en Murcia, y puso patas arriba el encuentro desde el 6,75. Pustovyi se adueñó de las alturas de Sar y Thomas se hizo amo y señor del encuentro con 17 puntos en la segunda mitad.

El Gran Canaria mandó en primera instancia gracias al joven Paulí, se distanció por medio de la puntería del selectivo Eriksson y resistió con la porfía de Eulis Báez. Pero no fue capaz de resistir al empuje del Monbus Obradoiro y de Sar, incendiado en el segundo cuarto, capaz de llevar en volandas a los suyos en la segunda mitad.

No fue plácido el inicio de la contienda para los santiagueses, amordazados por el despliegue físico de los isleños, muy agresivos en la retaguardia. El partido, roto en los primeros compases, no beneficiaba a los intereses del Monbus Obradoiro, incapaz de contener el arranque de Paulí, autor de ocho de los primeros dieciseis puntos visitantes, antes de diluirse en la parcela ofensiva.

Los locales mejoraron atrás y el capitán Pozas dio un paso al frente en la dirección y en la ejecución. Pepe fue el mejor hombre de los gallegos en el primer cuarto, con seis puntos y seis de valoración, y fue esencial para nivelar la balanza. Sar estuvo muy encima desde el comienzo, pero el Monbus Obradoiro era incapaz de carburar ni de imponer su ritmo. Pese a todo, la ventaja del Herbalife Gran Canaria al final del primer cuarto era pírrica (17-20). La mayor amenaza para los obradoiristas era la carga de faltas de Pozas y Pustovyi, con dos cada uno.

El comienzo del segundo cuarto de los canarios fue demoledor. Un parcial de 0-9 fundamentado en un acierto impecable desde la larga distancia. Seeley en una ocasión y Eriksson en otras dos, dinamitaron el aro gallego y pusieron al Monbus Obradoiro contra las cuerdas. Se trataba de un espejismoo, porque los santiagueses jugaban bien y encontraban tiros liberados, pero sin anotar.

El panorama cambió pronto cuando el ovacionado Navarro se hizo protagonista. Motivado, el catalán probó fortuna desde el triple, con dos aciertos, mucha intensidad en defensa y transiciones veloces, imparables para los claretianos. El 10-0 favorable al Monbus Obradoiro exigió la intervención de Luis Casimiro. De ahí en adelante, el partido se niveló y el espectáculo sobre el parquet fue sobresaliente (32-33).

En la reanudación se mantuvo la igualdad y se sucedieron las alternativas. Tan pronto parecía escaparse el Monbus Obradoiro como que volteaba con facilidad el marcador el Herbalife Gran Canaria. Pero, pese a que el luminoso evidenciaba igualdad, las sesnaciones que transmitía la escuadra de Moncho Fernández eran muy positivas. Y no tardaron en plasmarse en el resultado.

David Navarro volvió a acertar desde la larga distancia y Pustovyi levantó al pabellón con un gran mate después de una gran acción de Matt Thomas. El americano fue el protagonista indiscutible de la segunda mitad. Al descanso llegó con tres puntos, pero después su aportación se disparó. Anotó ocho en el tercer cuarto, convirtiéndose en la principal pesadilla del Herbalife. Se distanció así el Monbus Obradoiro y Navarro puso la rúbrica al tercer parcial con un soberbio tapón sobre el veterano Oliver (54-49).

Cambió de timonel para el último asalto el Monbus Obradoiro pero no se resintió la producción ofensiva. La intensidad defensiva de los santiagueses se contagiaba a la grada, y la afición retroalimentaba a los suyos, disfrutando con la garra y el coraje mostrado durante los 40 minutos. Así, Navarro interceptó un balón en la línea de pase, cruzó la cancha y se elevó para colgarse del aro. Era la sentencia, de la misma manera en la que siete días atrás David daba la quuinta victoria al Monbus Obradoiro.

No se rindieron los canarios, el partido continuó siendo muy disputado durante los últimos compases, con imprecisiones en ambos bandos, pero con un soberbio trabajo de los santiagueses en la retaguardia. Radovic puso la rúbrica, Sar se vino abajo y el Monbus Obradoiro se apuntó la sexta victoria en su casillero.

Celebraron a lo grande el triunfo jugadores y aficionados. El Monbus Obradoiro suma y sigue, emociona a sus seguidores y prolonga su estado de gracia, con el mejor arranque en la historia de la entidad. El primero de los dos exámenes contra los equipos canarios lo superó con muy buena nota el Monbus Obradoiro. La semana que viene, visitará Sar el Iberostar Tenerife (domingo, 18:00 horas).          

 

Íñigo Caínzos – Obradoiro CAB

 

FICHA TÉCNICA:

Monbus Obradoiro 79: Pozas (9), Thomas (20), Bendzius (2), Llovet (6), Pustovyi (13) – quinteto inicial – Sàbat (2), Simons (-), Radovic (12), Gómez (-), Corbacho (0), y Laksa (0).

Herbalife Gran Canaria 65: Mekel (8), McKissic (5), Paulí (8), Báez (13), Balvin (3) – quinteto inicial – Oliver (4), Eriksson (9), Seeley (7), Pasecniks (4), Rabaseda (2) y Fischer (2).

Árbitros: Carlos Peruga, Jordi Aliaga y Arnau Padros. Eliminaron por faltas a Eulis Báez, del Herbalife Gran Canaria.

Parciales: 17-20, 15-13, 22-16 y 25-16.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 8 de la Liga Endesa, disputado en el Multiusos Fontes do Sar ante 5.062 espectadores.

ARRIBA