El Unicaja sale vivo de Sar y se impone en la prórroga al Monbus Obradoiro (91-97)

Fotografía: Xaime Cortizo

El Monbus Obradoiro y Unicaja ofrecieron en Sar un espectáculo enorme que se acabó llevando el combinado malagueño después de una gran remontada y tras el tiempo de prórroga. El descomunal acierto de los de Joan Plaza en el tramo final del partido doblegó al cuadro gallego.

Tres fueron los principales artífices de un Unicaja coral que se fue hasta los 122 de valoración. Alberto Díaz, con 18 puntos y otros tantos de valoración; Adam Waczynski, líder en el tramo final de la contienda (17 puntos, 17 de valoración) y Nemanja Nedovic, verdugo habitual del Monbus Obradoiro (16 puntos, 19 de valoración), ejecutaron a los de Moncho Fernández. Los nueve triples que anotaron entre los tres descosieron al Monbus Obradoiro.

Brillaron los gallegos en la faceta ofensiva durante gran parte de la noche. Eimantas Bendzius volvió a comenzar pletórico y acabó con 16 tantos y como el hombre más valorado de los obradoiristas. Destacó también Sàbat, que impuso un ritmo frenético al principio, y firmó un expediente notable con 10 puntos, siete asistencias y 16 de valoración. El máximo anotador, una noche más, el americano Thomas, con veinte puntos.

Empezó el Unicaja soberbio, queriendo imponer su ley desde el principio. Nedovic campó a sus anchas, penetró caon facilidad e hizo daño a los santiagueses en los primeros compases. Ocho de los diez primeros puntos del Unicaja llevaron la firma del portentoso base serbio.

Se sacudió pronto el Monbus Obradoiro el dominio malagueño. Jugaron de forma muy inteligente los de Moncho Fernández, bajo la batuta de Sàbat. Buscaron a Pustovyi en la pintura y también a Radovic, poco antes de que los tiradores obradoiristas ajustasen sus mirillas y descerrajasen el aro del Unicaja Málaga.

El trance comenzó con Bendzius, con tres triples prácticamente consecutivos, y en medio un alley oop de Pustovtyi colgándose del aro aprovechando un regalo en forma de asistencia de Sàbat (22-16).

Metió la directa el Monbus Obradoiro y no aflojó hasta conectar un monumental 27-2 de parcial. La circulación gallega era frenética, eléctrica, imparable para los de Plaza. Un extrapass tras otro para habilitar a los jugadores liberados en la esquina. También corrían los locales, con Pozas, Corbacho, Sàbat y Thomas para llevar al delirio al Fontes do Sar (41-18).

Entre la lluvia de triples desatada en Sar volvió a caer Pepe Pozas. El malagueño, dolorido tras su aparatoso choque con Ayón el domingo, se fue al suelo en dos ocasiones, embestido por jugadores malagueños. Pozas salió al trantrán de la primera, pero tuvo que ser sustituido en la segunda, después de retorcerse de dolor en el suelo de Sar.

Se recompuso como pudo el Unicaja, con Dani Díez como artífice, con un pequeño parcial que dio oxígeno a los de Plaza cuando más lo necesitaban. En medio de la tormenta gallega, la aparición de Díez sirvió como salvavidas para que el Unicaja pudiera salir a flote antes del descanso (45-28).

La reanudación fue radicalmente opuesta a lo que había sido el primer acto. Los dos equipos intercambiaron fallos, en un arranque errático de la segunda mitad. Pérdidas, imprecisiones y fallos. El tiempo corría y el Málaga limaba poco a poco las diferencias. Fundamentalmente desde el triple. A cada canasta de dos respondía con un tiro certero desde lejos el Unicaja.

Se recompuso con dignidad el Monbus Obradoiro, otra vez por dentro, y de nuevo con buenas circulaciones de balón. El triple desde la esquina de Bendzius, después de una jugada en la que los cinco jugadores tocaron el balón en apenas un par de segundos, puso en pie al pabellón. Pero no quería renunciar el Unicaja, con muchas vidas, fiado al acierto exterior de sus hombres pequeños.

Se entonó Sasu Salin y también Jean Charles. Los de Plaza se parapetaron mejor en defensa y cerraron el caudal anotador del Monbus Obradoiro. El parcial de 0-8 con el que se cerró el cuarto dejaba al Unicaja en órbita y amenazando con firmar la remontada (61-51).

Y en el asalto el Unicaja lo hizo todo bien en ataque. Los de Plaza anotaron 34 puntos en el asalto definitivo en un tramo del partido brillante y vibrante. Nedovic y Thomas se erigieron como protagonistas de un duelo apoteósico, anotando de todas las maneras posibles, imparables para sus defensores.

La diferencia estuvo en que Nedovic encontró un secudnario de lujo, viejo conocido de la afición obradoirista: Adam Waczynski. El polaco se entonó en los momentos clave y exhibió su sangre fría para reducir, gota a gota, punto a punto, la renta obradoirista. Adam, que hasta el momento sumaba dos puntos, enlazó una canasta tras otra y se fue hasta los doce. No le tembló el pulso al escolta para empatar el partido.

Agobiado y exigido por el Unicaja, al Monbus Obradoiro le costaba cada vez más anotar, incluso perdonando tiros libres cuando los de Plaza estaban a rebufo. Tuvo posesión ganadora el combinado local, pero se escurrió Navarro cuando amenazaba con quebrar a su defensor y el partido se fue a la prórroga.

En el tiempo extra el Unicaja impuso su jerarquía y demostró más temple, cimentado en mayor frescura. Los de Plaza, acostumbrados a jugar varios partidos por semana, gestionaron mejor el tiempo, jugaron con la ansiedad obradoirista, y dieron pequeños picotazos al Monbus Obradoiro por medio de Díaz y Waczynski.

El Monbus Obradoiro murió en la orilla, extenuado después de haber plantado cara al poderoso Unicaja, en una semana exigente, tras la visita al Madrid el domingo. Y sin tiempo para lamerse las heridas, en cuatro días a la expedición gallega le toca poner rumbo al País Vasco para batirse en duelo contra el Gipuzkoa Basket (18:00 horas).

 

Íñigo Caínzos – Obradoiro CAB

 

FICHA TÉCNICA

Monbus Obradoiro 91: Sàbat (10), Navarro (7), Bendzius (16), Radovic (10), Pustovyi (16) – quinteto inicial – Simons (-), Llovet (4), Spires (0), Thomas (20), Corbacho (3), Pozas (5) y Laksa (-).

Unicaja 97: Alberto Díaz (18), Nedovic (19), Milosavljevic (4), Brooks (7), Augustine (4), - quinteto inicial – Okouo (-), McCallum (4), Salin (6), Díez (8), Waczynski (17), Jean-Charles (5) y Suárez (5).

Árbitros: Carlos Peruga, Jordi Aliaga, Andrés Fernández. Eliminaron por faltas a Sasu Salin, del Unicaja.

Parciales: 22-16, 23-12, 16-23, 24-34 y 6-12.

Incidencias: Partido correspondiente a la jornada 27 de la Liga Endesa, disputado en el Multiusos Fontes do Sar ante 4.213 espectadores.

ARRIBA