Artem Pustovyi deja de ser jugador del Monbus Obradoiro

El Monbus Obradoiro ha llegado a un acuerdo con Artem Pustovyi y el FC Barcelona para el traspaso de los derechos del jugador al club blaugrana.

La semana pasada ambas partes se pusieron en comunicación con la entidad gallega para transmitir que querían unir sus destinos, rescindiendo de esta manera el contrato que estaba en vigor hasta junio de 2019.

Dicha desvinculación ha quedado rubricada en la mañana de hoy por todos los actores implicados en el proceso, incluido el BK Khimik ucraniano, de donde llegó el pívot a Santiago de Compostela hace tres temporadas, en calidad de cedido.

Artem Pustovyi deja, de esta manera, el Monbus Obradoiro tras 94 partidos ACB disputados y un crecimiento que se demuestra en las estadísticas de su última temporada: 11.1 puntos, 5.9 rebotes y 1.9 tapones.

El presidente del Consejo de Administración del club, Raúl López, ha querido realizar la siguiente valoración al respecto:

  • En primer lugar, desear a Artem en nombre de toda la familia obradoirista los mayores éxitos en el devenir de su carrera. Es un chico extraordinario que ha estado comprometido y ha dado todo mientras ha vestido la camiseta del Monbus Obradoiro.
  • Nuestra idea era que el jugador cumpliera su contrato en toda su extensión, y más encontrándonos a finales de julio, pero tras la comunicación recibida por parte del jugador con su firme intención de emprender este nuevo camino, nos centramos en tratar de encontrar una solución defendiendo los intereses del club y de sus accionistas.
  • Está claro que hoy es un día triste porque perdemos muy tarde a un jugador insustituible, que además ha condicionado durante todo el verano la confección de la plantilla, pero estoy seguro de que saldremos adelante como lo hemos hecho siempre: desde la absoluta unidad y con el trabajo de todos y el apoyo de nuestros aficionados.
  • Por último, consideramos que la trayectoria que ha descrito Artem desde su llegada al Monbus Obradoiro, fichaje que tardamos dos años en materializar, pone nuevamente en valor el modelo del club: el trabajo para ficharlo; el del jugador y los entrenadores para desarrollarlo desde una concienzuda metodología técnica individual y colectiva, y por supuesto la confianza sobre la cancha; la paciencia y apoyo de todos y, sobre todo, el soporte incondicional de los aficionados… El Artem que se marcha al FC Barcelona es una persona y un jugador muy diferente al que llegó, y esto nos debe hacer sentir a todos muy orgullosos. 
ARRIBA