Gonzalo Rodríguez: “Muchos padres confundimos nuestras expectativas con las de nuestros hijos y eso es un error”

El entrenador ayudante del Monbus Obradoiro, Gonzalo Rodríguez, ha sido el protagonista de la cuarta ponencia del I Ciclo de Charlas para Padres, organizado por el club junto a la Fundación Heracles.

Padres, entrenadores y jugadores se dieron cita a las 19:30 horas en A Nave de Vidán, miembro del Club de Empresas Obradoiro y colaborador de las categorías inferiores del club, para conocer todos los consejos del técnico en la charla titulada Mi hijo es lo primero, pero no es lo único en un equipo.

Gonzalo comenzó la charla con una importante reflexión: “Muchos padres confundimos nuestras necesidades o expectativas con las de nuestros hijos. Las expectativas de los padres deben ir enfocadas al comportamiento, no al rendimiento”.  

El técnico obradoirista resaltó el papel fundamental de los padres: “Personalmente, considero que los consejos que mis padres me dieron en su momento fueron la base de llegar a ser el jugador que fui y el entrenador que soy. Hago cosas con mis jugadores que me doy cuenta que vienen de esos consejos”.

Sobre la importancia de ganar en los equipos de categorías base, Gonzalo ha confesado que “soy de los que piensa que el resultado de un partido sí es importante. No soy partidario de ocultar resultados. Muchas veces el problema de un resultado es el enfoque que le damos los padres. Intentar ganar es importante porque es el objetivo del juego y ganar es una consecuencia”.

“Como padres y entrenadores – ha continuado – no podemos permitir que un niño se desanime. Si un niño no juega bien tiene el mismo reto deportivo que el que sí lo hace: mejorar. Y mejorar es aumentar la autoestima. Y esto lo necesitan todos. Es muy importante que aprendan a tolerar la frustración y aprender a lidiar con ello. Los jóvenes tienen muy poca paciencia. Quieren todo a la de ya y muy rápido. Es normal por el momento en el que vivimos, pero tenemos que recuperar la perseverancia”.

Gonzalo ha concluido con otra importantísima reflexión: “Hay que centrarse en todo lo que puedes controlar: actitud, esfuerzo, comportamiento y acciones. En estos aspectos se tiene que centrar nuestra labor como padres y entrenadores y, así, podremos ayudar a los niños. Es un aprendizaje clave para la vida. Como padres nos toca acompañar. No puedes ir a resolver tú su problema, pero sí puedes enseñarle o darle herramientas de cómo podría solucionarlo”.

ARRIBA